El arquero Miguel Alvariño abandona los clasificatorios para el equipo nacional y, por tanto, sus opciones de repetir en unos Juegos Olímpicos. El pontés estuvo en Río 2016 y consiguió una plaza no nominal para París 2024, pero finalmente decide parar a falta de cinco meses por motivos personales. «Me he dado cuenta de que necesito preservar mi salud mental frente al agotamiento psíquico que acumulo desde hace unos años», ha comentado en sus redes sociales:

«Hola familia!
Como algunos habréis visto, me he retirado de los clasificatorios para formar el equipo nacional de 2024 ayer por la mañana.
A pesar de que llevo varios meses – desde septiembre que se publicaron los criterios -, peleando contra mí mismo y mis pensamientos negativos para sacar fuerzas de todos los sitios para afrontar el reto, este fin de semana me he dado cuenta de que necesito preservar mi salud mental frente al agotamiento psíquico que acumulo desde hace unos años. Este fin de semana he sentido que el vaso estaba a punto de rebosar, y me debo a mí mismo priorizar mi salud.
La gente que me quiere me aconseja parar, tomar distancia y reflexionar sobre mi futuro. Como persona primero, luego como deportista. Creo que tengo que hacerles caso esta vez más que nunca.
Abandonar nunca ha estado en mi diccionario. Me he presentado para “morir con las botas puestas”, pero me he dado cuenta de que soy más humano de lo que yo mismo pensaba;10 años consecutivos en el equipo nacional. Año tras año peleando contra viento y marea, siempre sometido a juicio y presión…hacen mella. Y, aunque lo he intentado tapar desde hace un tiempo, tengo que reconocer que no me encuentro bien.
Quiero pensar que esto no es un “adiós”, y solamente es un “hasta luego”. Pero el tiempo dirá cuál es la decisión correcta, y hacia dónde debo ir.
Me gustaría daros las gracias a todos: amigos, compañeros, sponsors y todos los que han colaborado y contribuido a los éxitos de estos años. También a los que no, porque me han hecho más fuerte y, sobre todo, mejor persona.
No todo el mundo puede presumir de 26 medallas internacionales. Me siento honrado y orgulloso del camino recorrido.
Ahora debo pediros que me permitáis desconectar un tiempo. Alejarme, tomar perspectiva y ver qué camino debo seguir.
Esta semana he tenido un choque de dos grandes consejos y lemas que siempre he aplicado a mi vida; “el esfuerzo no se negocia”, y “ la salud es lo primero”…. Esta vez ha ganado el segundo.
Un fuerte abrazo a todos. 🤙✌️«

EL PROGRESO